viernes, 3 de julio de 2015

El golpe de calor en nuestro perro o gato

Estamos en verano, las temperaturas son muy altas y los perros y los gatos son mucho más sensibles al calor que los humanos. Un día caluroso puede ser muy peligroso para su vida. El “Golpe de Calor” es una subida de temperatura interna del cuerpo del perro/gato, y puede ser mortal para ellos porque no tienen la misma capacidad humana para regular la temperatura de su cuerpo. Ellos no sudan por todo el cuerpo como las personas, los perros y gatos solo pueden jadear y sudan por las almohadillas plantares.

¿Cuántas veces solemos ver a perros encerrados en coches a pleno sol, sin ni siquiera una ventana que permita entrar algo de aire? Ni hablar de gatos, que buscando algo de sombra en los techos del patio, suelen pasar largo tiempo fuera de casa (aunque tengan casa) con altas temperaturas, ya que no se les deja lugar alguno por donde entrar.

Definitivamente tener una mascota implica cuidado y compromiso, y mucho más cuando las temperaturas extremas (frío o calor) aparecen en el panorama.



Solo se necesitan 10 minutos en un coche cerrado o con las ventanas, ligeramente, bajas expuesto al sol para que un animal pueda morir por “Golpe de Calor”.



Estos episodios también se pueden presentar en los parques o playas donde llevamos a caminar a nuestras mascotas... es por eso que es de vital importancia saber reconocer los signos para poder dar la atención inmediata que la mascota necesita.

Síntomas:

Los síntomas aparecen cuando la temperatura interna supera los 42° (Se puede tomar la temperatura rectal):
  • Falta o decaimiento considerable de fuerzas.
  • Temblores musculares.
  • Cianosis: coloración azulada de piel causada por la deficiente oxigenación de la sangre.
  • Negativa a moverse.
  • Respiración muy rápida o muy costosa.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Alteración del color de las mucosas: encías, mocos de la nariz.
  • Alteración en la salivación.
  • Tambaleo

Si se notan estos signos es completamente necesario llevar al animal de inmediato al  veterinario para que reciba atención de Emergencia. Pero mientras tanto, los primeros auxilios son muy importantes:

No se le puede bajar la temperatura de golpe, porque pasaremos a provocarle una hipotermia. La temperatura debe bajar de forma paulatina y el animal debe rehidratarse y recuperar el azúcar y las sales que ha perdido, por tanto debemos:
  • Humedecer (sin envolver ni tapar) prioritariamente el cuello y la cabeza mediante paños mojados en agua no muy fría o un pulverizador de agua.
  • Humedecerle la boca, sin forzarlo a beber, y sin dejar que beba en exceso
  • Sumergirlo en agua a unos 20º o aplicarle un chorro de agua a esa temperatura, hasta que se normalice la respiración
  • Cuando la respiración sea normal, mantenlo sobre una toalla húmeda

Trasládalo al veterinario lo antes posible, y explícale todo lo que hayas hecho. Es IMPRESCINDIBLE que un veterinario lo tenga bajo control y observación para ver cómo evoluciona.
La respiración normal no elimina posibles daños cerebrales y otras secuelas de este fuerte shock, por lo que insistimos en que DEBES LLEVARLO AL VETERINARIO lo antes posible.

Consejos para tener en cuenta:
  • No exponer a las mascotas a lugares en donde no hayan ventilación o sombra. Si están en el patio, deben tener sombras, además de que sea un lugar fresco.
  • Tener de manera permanente agua bien fresca y cambiada varias veces al día al alcance del animal.
  • No dejarlos nunca, ni por un minuto, en los coches estacionados con las ventanillas cerradas.
  • No darles de comer en horas de calor. Es mejor por la noche o durante la mañana temprano.
  • No hacerlos jugar, ni tener actividad física en horarios inadecuados y siempre hidratarlos bien.
  • Para los gatos que se escapan de las casas, porque van y vienen. hay que dejarles un acceso para que puedan entrar, ya que en los techos en los que suelen estar, el calor es muy intenso. Además deben contar con bebederos accesibles.




No hay comentarios:

Publicar un comentario